jueves, noviembre 2

Algunos, como el buen vino, mejoran con el tiempo....

Cuando, hace algún tiempo, buscaba algo de información para la ambientación de la historieta que quería hacer para MALAVIDA encontré un curioso dibujo con un personaje de cómic ya clásico que data de 1947.
Como es fácil saber de que personaje se trata por su caballo blanco, su sombrero y el cigarrillo de liar que le acompañó durante años, no voy a dar su nombre.
Desde luego la evolución gráfica es impresionante, lo que demuestra que a base de dibujar y dibujar uno al final aprende.
Claro que el autor, Morris, que creó a este cowboy solitario (a expensas de Goscinny) realizó miles y miles de dibujos y encima era un genio.
.
También se puede apreciar esa misma evolución en el dibujo en los tebeos de otro conocido cowboy solitarios: Blueberry
Blueberry nació allá por 1963 de la mano de Jean-Michel Charlier (Moebious) en una historieta titulada Fort Navajo. La primera aparición del personaje me reordó mucho a la de otro personaje clásico del cómic, Corto Maltés.
No sé si su autor se inspiraría en su compatriota Belmondo pero el parecido, en mi opinión, es más que considerable.
Conocía poco a este personaje pero sus historias me han parecido muy entretenidas y ya me han llamdo la atención por no tener en mi colección su saga más conocida: "Chihuaha Pearl", "El hombre que valía 500.000$" y "Balado por un ataud".
Otro personaje del lejano Oeste menos conocido y también creado por Goscinny fue el indio Oumpah-Pah (En la revista Tintín en 1958). Oumpah-Pah era un guerrero de la tribu de los Shavashavas de gran fuerza pero poco talento. Esta tribu se encuentra en territorio colonizado por los franceses (imagino que lo que hoy es Canada). Logicamente sus historias guardan una gran relación con las de "sus hermanos" Asterix y Obelix ya que en las dos el guionista y el dibujante (Uderzo) son los mismos. En el tebeo que poséo Oumpah-Pah se alía con los colonos franceses para luchar contra un temible grupo de piratas (parecido argumento que podemos ver en los tebeos de los Galos).
.
.
Pero sin duda alguna el tebeo del Oeste que más me ha gustado ha sido El Santo de los Asesinos, personaje salido de los tebeos The Preacher. Garth Ennis y Steve Pugh nos llevan desde el Oeste hasta el mismísimo infierno acompañando al peor enemigo de Custer.
Iguales dosis de sangre, vísceras, mamporros y humor negro. Tebeo no apto para estomagos sensibles. Claro que decir esto, hablando de Ennis, es una obiedad.
.
.
Y ahora una última recomendación. Esta le gustará a los seguidores de este blog por dos razones. la primera y más importante por que no la he leído y la segunda por que, por supuesto, la tengo. Lo que hace todavía más estúpida la primera razón: Los vengadores en el oeste. Poco puedo decir pero prometo, en breve, hablar de ellos, o por lo menos de su versión ULTIMATE (que si que me estoy leyendo).

2 comentarios:

juanroyo dijo...

de gath ennis me ha molado mucho solo un peregrino con carlos eaquerra, ese gorro tapandole los ojos con su sombra, igualico que el juez dredd, maravilloso

juanroyo dijo...

de gath ennis me ha molado mucho solo un peregrino con carlos eaquerra, ese gorro tapandole los ojos con su sombra, igualico que el juez dredd, maravilloso